Decir unas palabras - fotoexpo

Decir unas palabras sobre los novios.

En este caso hablamos de los discursos. ¿Quién los hace? ¿Cuándo hablar? ¿Qué decir?

No siempre se hace un pequeño discurso o se dicen unas palabras de agradecimiento, aunque si es importante agradecer a los invitados su presencia, amén que se haga posteriormente de una forma verbal o por escrito.

¿Quién habla? Lo habitual es que hablen los padrinos -los dos o uno de ellos- y posteriormente los novios. En algunos casos, también puede hablar una dama de honor, o algún buen amigo de los novios.

No hay que convertir ese momento en una larga serie de intervenciones. "Brevedad, claridad y no contar detalles íntimos o privados"

¿Cuándo hablar? Generalmente se suele hablar a la hora de los postres o el café. Pero pueden existir otras costumbres locales que hagan cambiar el momento de hacer estos pequeños "discursos".

¿Qué se dice? Por regla general, se suelen dar las gracias a los asistentes por haberles acompañado en ese día tan importante, y puede que se digan unas palabras sobre los novios. Si interviene algún amigo es posible que cuente alguna anécdota sobre los novios -nada grosero ni de mal gusto-, que relate algún episodio sobre cuando se conocieron, etc. Algunos consejos. Nunca se debe contar nada negativo de los novios o de su familia.

Tampoco es correcto que hable una persona que ha bebido más de la cuenta. Para evitar los nervios, si no está acostumbrado a hablar en público, es adecuado tener una pequeña tarjeta o cuartilla como guía de lo que se quiere decir.

La improvisación es buena, siempre que sepa cómo hacerlo. Si quiere que todo salga muy bien, puede practicar su intervención a solas, frente a un espejo o delante de otras personas -unos amigos o familiares, por ejemplo-. Hay que tratar de hablar despacio, con una buena pronunciación para que todo el mundo le entienda. Cuidado con los gestos y el lenguaje corporal. A veces se dice más con el cuerpo de lo que se quiere decir con las palabras. No debe prolongar su intervención más de dos o tres minutos.

La gente está celebrando el banquete y no quiere escuchar un discurso largo y aburrido. Brevedad. Cuando ya esté preparado, respire hondo, relájese y adelante, los invitados están con usted y esperan que su intervención sea breve, agradable e incluso, con un cierto toque de humor. Sorpréndales gratamente.

Powered by SmugMug Log In